A casi un año de darlo a conocer Villa Parque Industrial continúa esperando por su sede vecinal

Sin duda lo más importante para cualquier sector es tener una sede de junta de vecinos. ¿Qué sucede cuando este espacio no existe del todo?

Su presidenta, Filomena Díaz, observa desilusionada el estado en que se encuentra el lugar.
Su presidenta, Filomena Díaz, observa desilusionada el estado en que se encuentra el lugar.

TALCA.- La Villa Par­que Industrial, ubicada en el sector norte de la ciudad, cuenta con una sede veci­nal, pero a medias. La pre­sidenta de su junta, Filome­na Díaz, contó que la sede de su barrio fue un proyec­to ganado hace años, pero que por razones de dinero no pudo finalizarse. Ella ya había hecho este llamado de atención a través de la prensa, pero considera que los hechos ameritaban ha­cerlo nuevamente.

La dirigente explicó que las obras pararon, según di­rigentes anteriores, porque no pusieron alcantarillado y no alcanzó el dinero. Ade­más está el cierre perime- tral. «Quedamos sin cierre perimetral porque cuando estaba el otro edil, Patricio Herrera, hizo un compromi­so con la junta de vecinos y el club deportivo para que por estos terrenos pasaran los camiones mientras se construía la macroferia más al sur».

DELINCUENCIA

Díaz dijo que esto no alcanzó a concretarse en el periodo de Herrera y al asumir el actual alcalde, Juan Castro, hicieron lle­gar esta carta sin obtener respuesta. Hoy el cierre pe­rimetral figura abierto y la sede se encuentra en obra gruesa. A casi un año de haber hecho el llamado de atención, siguen esperando la respuesta por parte de la autoridad.

Filomena recorre con cierta desazón el lugar que debió albergar su junta de vecinos; rayados, deposi­ciones de caballo y el mal olor dejan en evidencia el abandono. «El alcalde dijo que él no era responsable de un compromiso que ha­bía tomado otra persona y que no podía hacerse res­ponsable habiendo pasado tanto tiempo», recordó.

La sede sigue siendo foco de delincuencia y dro- gadicción, además de tener caballos y perros que deam­bulan por el sector.


Hace unos meses la pre­sidenta de la junta de veci­nos, que funciona en un re­ducido espacio junto a la obra abandonada, dijo ha­ber conversado con el ad­ministrador municipal, |uan Carlos Díaz. «Dijo que este año iban a tomar de un principio los sectores que iban más atrasados en co­sas prioritarias. Le pregunté si estábamos considerados y dijo ‘es que a ustedes recién les construimos un tremen­
do centro de salud’. Pero el centro de salud es una cosa y la sede es otra», dijo.

FALTA DE ESPACIO

Es un hecho que el espa­cio es lo que más falta, para Filomena Díaz una sede so­cial acoge a todas las orga­nizaciones del lugar, como gimnasia, adulto mayor, centros de madres y talleres para los niños. «Antes aquí había fútbol, las mamás acompañaban a sus niños, era muy visitado en las tar­des, pero ahora no se puede porque trajeron al cuidador a vivir aquí, el señor y su fa­milia no tienen alcantarilla­do, por lo tanto encuentra excremento por todas par­tes, está lleno de perros y caballos, nos hemos queja­do con carabineros, el mu­nicipio y nadie hace nada», señaló.

Los hechos hablan por sí mismos para esta mujer, el cuidador permitiría la utili­zación de la cancha, pero haría uso de los ingresos. Dice que los vecinos se en­cuentran molestos y le han reclamado bastante para que estas personas salgan de ahí. Además hay un gru­po de 40 mujeres que hacen gimnasia en el sector de la cancha que está frente a la sede inconclusa que se que­jan del mal olor que hay en el lugar. Díaz señaló haber hablado con el cuidador, de nombre losé Herrera. «Me dijo: el alcalde me dijo que no me fuera, que estaba se­guro y que esto no le perte­necía a nadie. Yo le dije que esto nos pertenece y que to­dos querían que se vaya», recordó.

A un año de llevar a cabo un llamado público a las autoridades pertinentes, estos vecinos no quieren se­guir esperando más. Exigen que este espacio sea efec­tivamente para ellos, ex­tirpando de paso un punto negro dentro de la villa, en el cual la delincuencia y la drogadicción se solazan a sus anchas.

Fuente: Diario El Centro (edición impresa), periodista Claudia Bravo | lunes 24 de febrero de 2014

 Untitled-1

816 visitas

2003 - 2018 Escuela de Líderes de Ciudad