Corporación de Desarrollo de Talca: La réplica más fuerte

Nada nuevo bajo el sol es un segundo título que le cabe a este cuento, que el alcalde desconfía de los dirigentes comunitarios y prefiere rodearse con lo más encopetado del empresariado es la imagen más recurrente para quienes sólo han sabido de recibir portazos desde el Municipio… en realidad desde la Alcaldía y su equipo más de confianza.
Entonces que en la constitución de la Corporación de Desarrollo de Talca el Edil y los empresarios se cuadraran no era sorpresa…lo absurdo viene cuando se aprueban estatutos y al minuto siguiente se salta lo que esas mismas normas establecen, para instalar a un par de personajes de su confianza en el directorio. Con sus secuaces impidiendo el debate, la frase más oída fue “total es un directorio provisorio”, con eso no importa que tan importante instancia comience mal, sembrando más desconfianza de las que muchos pasamos por alto para concurrir a este espacio, que pretendía ser democrático y al final fue una charada.
Todo lo que se ha expresado hasta aquí podría ser una interpretación sin bases y opinables, pero basta con un botón de muestra para ejemplificar lo que se instaló en la corporación: el constructor Gino Rivano, fue llevado por Juan Castro Prieto en el directorio como representante del mundo social y colegios profesionales, personaje que jamás ha trabajado con las organizaciones, no hubo elección ya que se sometió la propuesta del Alcalde como paquete cerrado. Antes incluso pretendió instalar a la cámara de la construcción como representante de los gremios, luego el empresario se instala por el colegio de constructores, aunque el estatuto habla de los colegios profesionales se les niega el acceso a otros como los Profesores, ya que Juan Castro indica que debe ser más técnico… y los empresarios que debían tener 2 directores pasan a tener 3 directores de 7, suma el Alcalde y mayoría habemus. Tal vez los representantes de Ascicent o la Cámara de Comercio no se alinean con el Alcalde, aunque la respuesta de “sin debate” dada por los empresarios más exaltados impidió ver esa capacidad y sumado a la “exigua” cuota social de 1 UF, más otra UF de incorporación fue la muestra más cruenta del pisoteo por parte de lo “poderosos” de Talca contra las organizaciones y sus dirigentes.
Llegó la hora de que la comunidad de Talca levante la voz definitivamente y comenzar a sacarle la máscara a Juan Castro Prieto, sus compinches y las leseras que van hundiendo cada vez más nuestra ciudad… mientras los damnificados siguen esperando.
868 visitas

2003 - 2018 Escuela de Líderes de Ciudad