Donde están nuestros nuevos políticos

El Quinto Poder, miércoles 23 de enero de 2013
Por:
Sergio Arévalo Macías

Nuestros nuevos políticos y políticas están en las juntas de vecinos, en las agrupaciones barriales, en los sindicatos, en las organizaciones estudiantiles, de mujeres, de minorías sexuales y de otro tipo. Están en las organizaciones no gubernamentales, en los clubes deportivos de barrio, en los centros culturales, en los centros de padres y apoderados, en los grupos de defensa del patrimonio, en los movimientos ecologistas, de defensa de los derechos de los animales, en fin en todas las organizaciones que la sociedad civil ha construido desde hace ya muchisimo tiempo.
Nuestros nuevos políticos y políticas están en las juntas de vecinos, en las agrupaciones barriales, en los sindicatos, en las organizaciones estudiantiles, de mujeres, de minorías sexuales y de otro tipo. Están en las organizaciones no gubernamentales, en los clubes deportivos de barrio, en los centros culturales, en los centros de padres y apoderados, en los grupos de defensa del patrimonio, en los movimientos ecologistas, de defensa de los derechos de los animales, en fin en todas las organizaciones que la sociedad civil ha construido desde hace ya muchisimo tiempo.

Cuándo escribí el título de esta columna, le puse signo de interrogación; tal vez siguiendo automáticamente ese impulso a pensar que nuestro problema es que no tenemos nuevo políticos y es por eso que tenemos que padecer a los viejos que sí, nos sobran. Pero no es así, el título es una afirmación, por que si sé donde están nuestros nuevos políticos.

Nuestro nuevos políticos existen en muchas partes y desde hace ya bastante tiempo. Nuestros nuevos políticos y políticas están en las juntas de vecinos, en las agrupaciones barriales, en los sindicatos, en las organizaciones estudiantiles, de mujeres, de minorías sexuales y de otro tipo. Están en las organizaciones no gubernamentales, en los clubes deportivos de barrio, en los centros culturales, en los centros de padres y apoderados, en los grupos de defensa del patrimonio, en los movimientos ecologistas, de defensa de los derechos de los animales, en fin en todas las organizaciones que la sociedad civil ha construido desde hace ya muchísimo tiempo.

Basta incorporarse a alguna de estas organizaciones o sólo asistir a alguna de sus reuniones o a una de las múltiples actividades, que semana a semana realizan en las distintas ciudades y barrios de nuestro país, para descubrir a nuestros nuevos políticos.

Son de apariencia muy diversa, son hombres o mujeres, son jóvenes o maduros, son altos o bajos, son morenos o blancos, son serios o más bien risueños, tienen formación política o no la tienen, son militantes de partidos o no lo son; son en fin, diversos como diversa es nuestra sociedad. Sin embargo, a pesar de sus diferencias, tienen muchas similitudes entre ellos y ellas. Son todas personas generosas que destinan muchas horas de su tiempo, muchas veces de descanso o de estar con sus familias, para trabajar para los demás; sin otro interés que aportar a mejorar las condiciones de vida de sus comunidades. Son también personas que saben como articular diversos puntos de vista para conseguir los objetivos de su organización. Son personas que piensan en el interés colectivo antes que en el suyo propio. Son personas que creen en el poder democrático delos ciudadanos y en la necesidad de ejercerlo. Son personas que hablan cuando hay que hablar, pero que también actúan cuando hay que hacerlo. Son personas que incentivan a los demás a participar, son personas que suman y no restan. Son personas que saben escuchar y que valoran la opinión de los demás, tanto o más que la suya propia. Son personas honestas.

Como ve, a pesar de que no buscan aparecer por aparecer, ni hablar por hablar, son fáciles de identificar.

Es por eso que cuando identifique a alguno de ellos o ellas, ya sea en su barrio, en su organización o en su lugar de trabajo; apóyelos, no los deje pelear solos por las cosas que a usted también le interesan y le benefician. Intégrese a la organización y en base a sus demandas e intereses, construya con los demás, planes de trabajo y ejecútelos. Agrúpense con otras organizaciones y vecinos de su barrio y comuna, discutan y concuerden programas de gobierno local, comunal y nacional. Escojan democráticamente, de entre esos nuevos políticos, el o la que más los represente. Generen mecanismos de elección primaria y de ahí escojan a quienes los van a representar en el municipio o en el parlamento. Así una vez que, en conjunto con sus vecinos,hayan definido a su candidato o representante, trabajen con tesón para que, a pesar de tener que enfrentar a otros con más poder, dinero y relaciones, logremos vencer.

Después cuando tengamos mayoría de estos nuevos políticos y políticas en todos los espacios de decisión democrática  ellos y ellas, por nuestra representación, nos convocarán a constituir una asamblea constituyente para generar un nueva constitución política para Chile. El camino es largo, pero ya comenzamos a caminarlo.

851 visitas

2003 - 2018 Escuela de Líderes de Ciudad