JULIO RODRÍGUEZ, PROFESOR, EDUCADOR POPULAR Y CO-FUNDADOR DE “EN TODO AMAR Y SERVIR”:

Por Francisco Letelier T. / Diario el Centro, domingo 23 de septiembre de 2012

“Talca es una ciudad con mucha proyección si los talquinos creemos en los cambios forjados por nosotros mismos y ponemos en la palestra los temas que actualmente son demandados silenciosamente”

Julio Rodríguez es profesor de matemática y física, agnóstico y convencido de que la política es una herramienta de transformación social. Siendo muy joven decidió que si sabía sumar y restar, esto ya era suficiente para enseñar a los más pequeños, en los talleres educativos en los campamentos “Esperanza” y “El Paso” de la ciudad de Talca. “Muchas cosas que ni siquiera sabemos que son útiles, las podemos entregar”. Lo demás vino por añadidura: encontrar a sus mejores amigos; implementar proyectos sociales, ser alumno de la Escuela de Líderes de Ciudad (iniciativa de SUR Corporación y ONG Surmaule), destacarse como un dirigente de opinión y acción y hoy, ser candidato a concejal.

¿Tu liderazgo proviene de tu vocación por el trabajo colectivo?

“Al egresar de cuarto medio comencé a trabajar de lleno en acciones de voluntariado, en donde tuvimos acceso a alternativas de financiamiento público para llevar a cabo estas acciones. Ahí valoro haber conocido a don Juan Lara de CONACE Talca que nos dijo “ustedes hacen que los niños no consuman drogas” y nos dimos cuenta que podíamos enmarcar nuestras acciones en distintos ámbitos, profesionalizando nuestro trabajo, aprendiendo a formular proyectos sociales con objetivos y metas claras.

¿Te pusiste a estudiar después?

“Entré a ingeniería informática, luego de darme cuenta que no era mi vocación profesional decidí dedicarme a la pedagogía optando por ser profesor de matemática y física. En paralelo a mis estudios participé activamente en la Fundación Un Techo para Chile, construyendo viviendas de emergencia en varias de las 30 comunas de la región. Además junto a un equipo de voluntariado iniciamos programas de nivelación escolar para adultos y refuerzo educativo para los niños y niñas del desaparecido campamento Lo Garcés y los dos asentamientos precarios que lamentablemente aún existen (Esperanza y en El Paso). Logré la alta investidura honoraria de Director Regional de Intervención Social en Campamentos…(risas)”.

¿Cómo ha sido tu relación con los municipios en estas labores?

Tuve la oportunidad de conocer administraciones municipales muy proactivas y cooperadoras  que asumían nuestra labor como un aporte a los vecinos, conociendo también a otros que no tomaban en cuenta los problemas de sus sectores y facilitaban muy poco los procesos de apoyo que ofrecíamos. Realizando estos trabajos, me dí cuenta lo importante que es la política y los distintos roles que juega cada actor ya sea en los municipios, en el parlamento o en el poder ejecutivo.

 ¿Estás decepcionado de la política?

“De la política no estoy decepcionado, si de algunos que hacen mal uso de ella. Sin embargo, soy un convencido que el accionar político marca y cambia realidades cuando nace de la ciudadanía y no de cúpulas de poder que reparten el país en cada elección. Bajo esta lógica me interesé en participar activamente en algún partido que representara mis ideales, encontrando en el Partido Radical una institución defensora de la educación pública, las libertades individuales, el cooperativismo y una sociedad laica, igualitaria y fraterna. Identificándome plenamente con ilustres miembros del partido que han sido ejemplo de servicio público como el profesor Lautaro Mardones y el doctor Jorge Cabello.

¿Qué es “Todo Amar y Servir” y qué hace?

“Es una organización con personalidad jurídica, que surgió de la necesidad de resolver en terreno las fallas y vacíos en el sistema educativo que afectan principalmente a los más vulnerables. Nosotros, siendo un grupo de estudiantes y profesionales creamos verdaderas “escuelitas”, que si bien eran solo una sede con mesas y sillas, cumplíamos con la rigurosidad de una escuela convencional con el objetivo de crear el ambiente propicio para el aprendizaje, complementado con acciones ligadas a la prevención del consumo de drogas, promoción de estilos de vida saludables y seguridad ciudadana en los campamentos de la ciudad de Talca y en nuestra sede ubicada en el barrio norte que lamentablemente fue demolida luego del terremoto.

 LA CIUDAD SEGÚN JULIO

¿Cuál es tu opinión de la ciudad de Talca?

“Talca es una ciudad con mucho potencial, el que ha sido explotado muy lentamente. Añoro ver mi comuna siendo una verdadera capital regional en donde las oportunidades laborales sean variadas y bien remuneradas. Donde las escuelas municipales se caractericen por la excelencia y no por reproducir desigualdad, y los centros de salud familiar atiendan de forma oportuna. Soy de la idea de rescatar y proteger la idiosincrasia talquina la que se ve reflejada en nuestro mercado central, las escuelas concentradas y recuperación de barrios.

Lamentablemente veo en la actualidad un Talca disgregado que dejó a poblaciones completas viviendo en verdaderas islas, sin una política de integración social que permita la inclusión de todos los vecinos sin importar el lugar donde viven. La actual segregación dificulta el traslado de un sector a otro, sumando a ello el desproporcionado precio de la locomoción colectiva respecto al servicio que ofrecen.

Talca debería propiciar las condiciones mínimas para que la familia se pueda desarrollar como corresponde, con opciones educativas públicas y de calidad, ciclovías para deportistas y principalmente para los trabajadores y un ambiente libre de contaminación con la regulación correspondiente.

Ves una ciudad desigual…

“Como en la región metropolitana hay comunas marcadas por pobreza, por delincuencia; o por riqueza y status, en Talca es lo mismo y con ejemplos que todos conocemos. Como profesor del Liceo Industrial me doy cuenta que muchos jóvenes estudiantes se avergüenzan de decir dónde viven y de su condición social”.

¿Cuál es tu percepción sobre la relación que existe entre la Ciudadanía y la Política?

“Cuando las autoridades políticas no tienen el más mínimo interés de comunicar o rendir cuentas sobre su actuar es motivo suficiente para generar desencanto y desapego hacia el trabajo que desempeñan. La ciudadanía necesita propuestas a través de programas sustentables y coherentes que puedan ser fiscalizados y cumplidos en conjunto. Además creo indispensable el volver a impartir como asignatura regular la Educación Cívica en las escuelas, fomentando de esa manera la participación informada de los ciudadanos.

  ¿Y qué sucede entre la ciudadanía y la ciudad?

“La sociedad civil asume un rol muy importante en la construcción de una ciudad más justa e inclusiva es por ello que resulta primordial apoyar las iniciativas de las diversas agrupaciones sociales que son un gestor de cambio importante en los diferentes sectores de Talca. Ya sea las directivas de una junta de vecinos, agrupaciones juveniles, grupo de adultos mayores entre otros.

Resulta imperioso aunar fuerzas con dichas organizaciones y en conjunto construir un programa con las verdaderas demandas y necesidades de los vecinos. Para lograr esa sintonía se deben establecer canales de comunicación efectivos y resolutivos, ya sea por medio de delegados o bien con reuniones periódicas con los distintos actores sociales.

Actualmente la ciudadanía debe comprender que sus ideas son valiosas para el cambio esperado por todos, por ende, deben ser críticos constructivistas y exigir que los funcionarios públicos cumplan con el rol encomendado por el sufragio popular.”

 

1.134 visitas

2003 - 2018 Escuela de Líderes de Ciudad