Programa de trabajo vecinal se extiende a la villa Don Sebastián

2015-03-09_10-10-07Diversos compromisos de las autoridades y el impulso de una inversión de 700 millones de pesos por parte del Ministerio de Vivienda son algunos de los logros conseguidos el año pasado gracias a esta iniciativa desarrollada por la Escuela de Líderes de Ciudad (ELCI) y el Centro de Estudios Urbano-Territoriales (CEUT)

 

Por: Daniel Giacaman Zaror | Diario El Centro | 8 de marzo de 2015

Es una experiencia enriquecedora, aquí no se ha trabajado con los problemas puntuales de cada villa, sino que se ha hecho en conjunto y fuimos capaces de ver las cosas que nos afectaban como un todo», afirma Mario Torres sobre el programa Territorio y Acción Colectiva (TAC) que se ejecutó el año pasado en Las Américas y el Territorio 5 de Talca.

Él es presidente de la junta de vecinos Parque Los Aromos y fue uno de los más de 150 participantes de esta iniciativa desarrollada por la Escuela de Líderes de Ciudad (ELCI) de la Corporación SUR y ONG Surmaule en conjunto con el Centro de Estudios Urbano-Territoriales (CEUT) de la Universidad Católica del Maulé (UCM).

2015-03-09_10-10-45El TAC comenzó en marzo del año 2014 con un prediagnóstico socio-técnico elaborado por un equipo multidisciplinario y luego se efectuaron diálogos locales. Posteriormente, se llevó a cabo un ciclo formativo con líderes y dirigentes vecinales, quienes aplicaron lo aprendido en sus territorios para que fuesen sus propios habitantes quienes construyeran una agenda con la identificación de sus problemáticas y las propuestas de soluciones, la cual fue presentada ante diversas autoridades. De esta forma, se conformó una mesa de trabajo conjunta que ha permitido obtener compromisos de corto, mediano y largo plazo.

La iniciativa ha sido tan exitosa que este año se replicará en la villa Don Sebastián, donde viven alrededor de 4 mil familias y que abarca el área comprendida desde la calle 15 hasta la 22 Norte y desde la Avenida Lircay hasta la línea férrea. Marcelo Urbina, tesorero de la junta de vecinos Don Sebastián, comenta que «es importantísimo lo que se hizo el año pasado. Uno va a conversar con las autoridades y cuesta un mundo hablar con ellos, pero cuando están unidas más organizaciones sociales y hay problemas en común, entonces hay fuerza y hay conciencia de los vecinos para buscar una solución en común… Y ahí sí te reciben».

El sociólogo del CEUT Francisco Letelier cuenta que la idea de desarrollar el TAC en este sector durante 2015 «surgió de los propis vecinos, fueron los dirigentes los que se acercaron a nosotros a pedirnos apoyo. Es un territorio que tiene liderazgos colectivos muy importantes y será un desafío para nosotros aportar allí».

María Eugenia Jaque, presidenta de la junta de vecinos Don Sebastián, expresa que «nuestra meta es trabajar y poder llegar a la autoridad para ir solucionando de a poco nuestros problemas».

El gobernador de Talca, Óscar Vega, opina que «es muy bueno que esta iniciativa se replique, ya que hemos encontrado aquí una fórmula de trabajo muy exigente y hace que la política pública sea más pertinente a las necesidades de la gente y se permita construir las soluciones entre todos, porque de esa manera nadie se siente excluido de los procesos de toma de decisiones».

En tanto, Luis Fernández, delegado de Las Américas X; considera que «este trabajo que hemos hecho tiene que copiarse en toda la comuna. Creo que solamente bien organizados podemos ir consiguiendo cosas».

Los principales problemas que afectan a la villa Don Sebastián están relacionados con los canales que atraviesan o que rodean el sector, sobre todo el Baeza y el Williams. Los vecinos exigen un entubamiento total y el mejoramiento del entorno.

La secretaria de la junta de vecinos, Rosita Imas, explica que «el tema de los canales es una problemática por la basura, los roedores, la conectividad y la delincuencia. Además, por los peligros de estar localizado en medio de la villa, donde no hay espacio para que los niños jueguen. Es cierto que instalaron unos juegos, pero justo están al borde de una pendiente y eso no está ni siquiera cercado».

También reclaman que no hay lugares para el deporte y la recreación, entre otros aspectos que serán analizados durante el desarrollo del programa.

 

MILLONARIA INVERSIÓN

El TAC también contempla un acompañamiento a los vecinos de Las Américas y del Territorio 5 durante 2015. «Estos procesos son largos y uno no sería responsable si entrara y saliera en poco tiempo. En conjunto con las mesas de trabajo de cada territorio planificaremos iniciativas de formación y asistencia técnica que permitan ir consolidando los avances que se han tenido hasta ahora», sostiene Letelier.

Uno de los principales logros obtenidos en el año 2014 fue la asignación directa de 700 millones de pesos por parte del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), destinados principalmente a suplir el deterioro presente en Las Américas III, beneficiando a 192 familias. El compromiso es que sea una experiencia piloto para luego extenderla al resto de los condominios.

El seremi del ramo, Rodrigo Sepúlveda, explica que «Las Américas es un conjunto del año 1990 que tiene un deterioro notable, pero además tiene muchas situaciones jurídicas, administrativas y sociales que la hacen un sector muy complejo, y nosotros como Ministerio de la Vivienda y Urbanismo ponemos el puntapié inicial para una intervención que tiene que ser de mayor envergadura y que tiene que integrar a todo el Gobierno Regional». «En junio o julio de este año debieran iniciar obras de la priorización que ellos van a dar y yo creo que en Navidad o los primeros días de enero vamos a tener estos 700 millones de pesos invertidos en Las Américas III. Eso va a irradiar al resto de los condominios para poder hacer las intervenciones que nosotros pretendemos durante el Gobierno de la Presidenta Bachelet», recalca Sepúlveda.

Asimismo, el Minvu encargará un estudio de regeneración urbana que abarque todos los condominios de Las Américas y se espera que a fines de 2015 exista un diagnóstico definitivo sobre cómo intervenir. Además, este año comenzará la ejecución del proyecto Parque Canal de la Luz, que contempla una inversión de 2 mil 500 millones de pesos en más de 34 mil metros cuadrados, lo que permitirá, entre otras cosas, completar el ansiado entubamiento. «Tenemos que ir consiguiendo las cosas de a poco. Este es un camino que tiene muchos peldaños, vamos recién subiendo los primeros, pero lo hemos hecho sin apoyarnos en las barandas. Hemos sido sólidos, con los pies bien puestos en la tierra y con la firmeza de lo que queremos, de lo que pedimos y de cómo queremos hacer las cosas», expresa Luis Fernández, delegado vecinal de Las Américas.

Respecto del Territorio 5, sector que comprende el área entre la 20 Norte, la línea férrea, la 2 Norte y la Ruta 5, se elaborará una carta de navegación a través de un Programa Urbano Estratégico (PUE) del Minvu, organismo que también se comprometió a mejorar la sede social de Villa El Parque y sus espacios públicos aledaños.

Junto con ello, este año debiera concretarse la presentación de un proyecto importante de mejoramiento del espacio público, así como diversas iniciativas relacionadas con infraestructura y equipamiento. En cuanto a la conectividad, se está trabajando con la Seremi de Transportes en la redefinición de recorridos para mejorar el acceso al Cesfam.

«Creemos que las soluciones van a llegar, porque no son cosas puntuales ni pequeñas, sino de largo aliento. Hemos tenido avances, hemos sido escuchados y las autoridades han visto que los problemas que hemos planteado son reales y que es necesario abordarlos», concluye Mario Torres.

 

Medición multidimensional de la pobreza

En enero se entregaron los resultados de la encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) 2013, que por primera vez incorporó la percepción de los ciudadanos sobre su entorno como un factor relevante en la medición.

De esta forma, aspectos como la falta de áreas verdes, los problemas de infraestructura y los perros abandonados fueron considerados dentro de esta nueva metodología que pretende tener una visión más real y multidimensional de las variantes que influyen en la calidad de vida de las personas.

En ese sentido, Francisco Letelier destaca que «lo que estamos haciendo en el TAC está muy alineado con lo que el Ministerio de Desarrollo Social está realizando en términos de medición de pobreza, donde se empieza a incorporar el entorno entre los factores de evaluación».

 

Participación ciudadana

La coordinadora de la ELCI, Patricia Boyco, explica que «una de las premisas del TAC es que las políticas públicas tienen que hacerle sentido’ a la ciudadanía y, simultáneamente, contribuir a fortalecer las redes y vínculos sociales».

«Hay evidencias de que en las últimas décadas se ha instalado una forma de hacer políticas públicas centradas en ‘los productos’, pero sin preguntarse si son pertinentes a la diversidad de familias, personas y territorios, o sin evaluarlas cada cierto tiempo por su impacto social en la vida», afirma la antropóloga.

Boyco agrega que «no se trata de ‘entregar un servicio o solución’ -por ejemplo, las llaves de la vivienda, una multicancha, un paradero, etcétera-, sino de hacerlo de tal manera que sea un medio para fortalecer la participación social y la vida en comunidad».

En tanto, el rector de la UCM, Diego Durán, recalca que «una manera de ayudar a la democracia es generar espacios reales de participación donde la ciudadanía incorpore elementos concretos de análisis de las necesidades de cada barrio y sector. El CEUT se ha vuelto ese agente que propicia esa participación».

 

Nueva alianza

El TAC suma nuevos profesionales a su equipo de trabajo gracias a la alianza entre Surmaule y Aplomo Edifica. Letelier explica que «la idea es que ayuden a imaginar soluciones creativas para los problemas del territorio y, eventualmente, logremos llevar a la práctica algunas de ellas». Carlos Candía, arquitecto y cofundador de Aplomo Edifica, afirma que «lo importante es entender la ciudad como terreno común a todos. Por lo mismo, una mirada diversa y participativa permite precisar el qué, cómo y dónde correspondiente a cada proyecto específico».

«La clave es incorporar a los vecinos como coautores en la construcción de su barrio. En ese sentido, se trata de un proceso de empoderamiento y fortalecimiento del vínculo que la ciudadanía puede establecer con las autoridades de la ciudad», sostiene. También se unirá al equipo de trabajo del TAC un practicante de ingeniería comercial para incorporar los temas económicos al análisis del territorio.

 

 

1.185 visitas

2003 - 2018 Escuela de Líderes de Ciudad