Vecinos al poder. Nuevo modelo de gestión participativa

Los vecinos realizaron diagnósticos para identificar y priorizar sus principales problemáticas.
Los vecinos realizaron diagnósticos para identificar y priorizar sus principales problemáticas.

Pasaron de la desconfianza y resignación a ser los impulsores de los cambios. A través de Mesas de Trabajo, se sientan codo a codo con la autoridad y se organizan mirando el territorio, una escala intermedia entre la comuna y las poblaciones.

Fuente: Diario El Centro | 13 de septiembre de 2015 | Daniel Giacaman Zaror

“Mi hija salió de cuarto medio, quiso buscar pega y por ser de Las Américas le dijeron ‘te llamamos’. Se sintió tan mal que dijo ‘yo me voy de aquí, no tengo nada que ha­cer acá'», recuerda Mónica Garri­do.

«Mírate, mamá, mira a tu alrede­dor. No hay vida, no hay colores, nada», fueron las palabras que ca­laron hondo en su persona. «Nos abrazamos y lloramos ese día», re­conoce.

Garrido cuenta que «me dolió mu­cho que mi propia hija me hiciera darme cuenta de esas cosas que eran verdad… Somos la cara más fea de Talca… Entonces dije: ‘ten­go que hacer algo'».

Ese momento marcó un antes y un después en su vida. Sin tener co­nocimiento ni experiencia, se con­virtió en dirigente vecinal. Su hija se fue a estudiar a Viña del Mar, pero siempre están en contacto. «Me apoya y está feliz. Antes que­ría que me fuera para Valparaíso y ahora me dice ‘sacarte de ahí sería quitarte lo que más te gusta’. Yo le cuento las cosas y ella me dice ‘mamá, qué bacán, te felicito por cómo has crecido, tenías toda la razón del mundo’. Y yo le respondo ‘sí, hija, voy a tratar de cambiarle la cara al sector por ti, porque tú me gatillaste eso'», revela.

Actualmente, Garrido es presiden­ta de la junta de vecinos Las Américas VI e integrante de la Mesa Territorial Las Américas-Doña Rosa, que ya consiguió el compro­miso del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) para realizar una histórica intervención que co­menzará con la asignación de 700 millones de pesos como experien­cia piloto en Las Américas III.

Luis Fernández, delegado de Las Américas X, afirma que «yo es­toy contento, porque esto comen­zó de la nada, de un sueño, y hoy día estamos viendo los logros paso a paso, y eso nos tiene satisfechos. Y lo más importante es que no nos importa quién empieza primero o segundo, lo que queremos es que en el corto, mediano y largo plazo vayamos viendo las utilidades de este proyecto».

En el sector también se ha conse­guido la instalación de paraderos, basureros y máquinas de ejerci­cios. «Ahora los vecinos participan de las reuniones, ven a los dirigen­tes en la calle y les hacen las pre­guntas. Están más empoderados y esto se produce gracias a los lo­gros que vamos teniendo», asegura Fernández. «Esto les da confianza y la certeza de que sí puede haber un cambio», coincide Garrido. Similar situación se vive en el Territorio 5 de Talca, donde el Municipio instaló paraderos nuevos y construirá un parque en la 17 Nor­te, mientras que el Minvu coloca­rá veredas en ambos lados de la 17 Oriente.

«Los vecinos se han atrevido a par­ticipar y a hablar, varios de ellos antes eran bien tímidos y ahora tienen más personalidad y lo bue­no es que les gusta participar por­que se sienten parte de esto. Ven las necesidades dentro de su te­rritorio y lo plantean, no es que vengan las autoridades a impo­ner, sino que hay un espacio donde ellos pueden exponer. Y si no pue­den ir, por lo menos preguntan y se ve que están preocupados de lo que está pasando», destaca Maritza Rocha, miembro de la Mesa de Trabajo del Territorio 5.

El seremi de Vivienda, Rodrigo Sepúlveda, valora que la actitud de los vecinos «dejó de ser de que­ja, de mirar hacia atrás y de dra­matismo. Hoy día han pasado a proponer, conocer y tener infor­mación de calidad. Podemos de­cir que ellos son parte del proceso de acompañamiento, no sólo de la idea, sino también de la propuesta y de la gestión».

Incluso, se acaba de conformar la Mesa Territorial de la Unidad Ve­cinal N°46. «Estamos contentos porque todo el territorio está tra­bajando en conjunto y porque los vecinos se han motivado. Estamos entusiasmados con el trabajo», ex­presa Rosita Imas, secretaria de la villa Don Sebastián. Asimismo, Wilson Muena, presidente de las Villas Unidas, sostiene que «he­mos hecho planteamientos en re­iteradas oportunidades de cosas que son casi inalcanzables que las logremos solos, por ejemplo en te­mas de conectividad. En cambio, ahora ya no vamos a ser solo 300 familias, sino que tal vez seremos unas 8 mil personas, entonces la cosa va a ser distinta y seremos mirados de otra forma por las au­toridades».

 

En la foto, Luis Fernández expone sobre los acuerdos y las promesas cumplidas por las autoridades.
En la foto, Luis Fernández expone sobre los acuerdos y las promesas cumplidas por las autoridades.

 

DEMOCRACIA PARTICIPATIVA

Las Mesas Territoriales en Las Américas-Doña Rosa, Territorio 5 y Unidad Vecinal N°46 surgieron a raíz del programa Territorio Acción Colectiva (TAC) impulsado por la alianza entre ONG Surmaule, Universidad Católica del Maulé (UCM) y Corporación Sur, apoyado por APlomo y el Centro de Estudios Urbano-Territoriales (CEUT).

El gobernador de Talca, Óscar Vega, sostiene que “esto es hacer democracia local, incorporar a la ciudadanía en la toma de decisio­nes y trasladar a los afectados di­rectos la responsabilidad de la generación de soluciones y que és­tas sean efectivas, por eso es muy importante lo que hemos construi­do, porque eso nos permite inter­venciones públicas y aplicación de recursos de modo eficiente».

La presidenta de la junta de ve­cinos Parque Industrial, Filome­na Díaz, destaca que «ha sido muy interesante cómo los roles se han invertido y la gente se siente más empoderada de su sector».

El TAC comenzó en marzo de 2014 con un prediagnóstico elaborado por un equipo multidisciplinario y luego se efectuaron diálogos loca­les. Posteriormente, se llevó a cabo un ciclo formativo con líderes y di­rigentes vecinales, quienes aplica­ron lo aprendido en sus territorios para que fuesen sus propios habi­tantes quienes construyeran una agenda con la identificación de sus problemáticas y las propuestas de soluciones, la cual fue presentada ante diversas autoridades. De esta forma, se conformaron Mesas de Trabajo que han permitido obtener compromisos de corto, mediano y largo plazo.

Filomena Díaz valora que «hemos tenido la capacidad de priorizar cuál es el problema más importan­te a nivel de territorio y no de mi junta de vecinos particular». En la misma línea, Maritza Rocha cuen­ta que «hace rato que soy dirigen­te social, pero en este caso hemos aprendido a trabajar en equipo, a llegar a acuerdos y a priorizar en conjunto por un bien común».

La presidenta de Corporación SUR y coordinadora de la Escuela de Lí­deres de Ciudad (ELCI), Patricia Boyco, sostiene que «con las Me­sas se viene^Jemostrando que es posible empezar a romper la nefas­ta rutina en la que se ven envueltos los dirigentes vecinales, donde los objetivos por conseguir ‘la sede’, ‘el área verde’, ‘la señalética’, etcé­tera, son la razón de su quehacer. Un desgaste feroz e interminable que puede durar años… ¡Y estamos hablando de muy pequeñas inver­siones! Y más encima experimen­tan la sensación de que están solos porque los vecinos no participan». El sociólogo de la UCM y vicepresi­dente de Surmaule, Francisco Le- telier, explica que la mayoría de los problemas urbanos más impor­tantes se deben enfrentar a nivel intermedio. «La población es muy pequeña, la ciudad muy grande, el territorio subcomunal es una esca­la muy apropiada para planificar y participar. Por ejemplo, es útil si quieres una nueva línea de mi­cros entre Las Américas y La Flo­rida, un parque de 10 mil metros cuadrados en Faustino González, intervenir un canal que cruza 50 poblaciones o si quieres mejorar la conectividad oriente-poniente en la Unidad Vecinal 46», analiza.

 

MODELO DE GESTIÓN

El modelo instaurado a través del TAC ha sido visto con buenos ojos por las autoridades. El gobernador Vega expresa que «esto es parte de lo que entendemos como fortaleci­miento a la democracia a partir de una sociedad civil más protagónica y más empoderada. Es una expe­riencia absolutamente replicable en cualquier territorio de nuestro país y que nos permite llegar con soluciones mucho más efectivas». En tanto, el seremi Sepúlveda co­menta que “son formas de traba­jar que representan un modelo de gestión distinto, de poder circuns­cribir problemáticas comunes a zonas y territorios determinados, enfrentándolas de forma comuni­taria y con la autoridad con plazos establecidos. Yo creo que tiene que ser imitado en distintas zonas de la región y masificado ojalá con un aporte municipal importante». Asimismo, el administrador muni­cipal de Talca, Juan Carlos Díaz, afirma que «la iniciativa ha sido muy buena y nosotros vamos a re­coger este buen mecanismo para trabajar en nuestro Pladeco (Plan de Desarrollo Comunal) y también en la conexión con los vecinos». Francisco Letelier asegura que la metodología del TAC es innovado­ra. «Hemos motivado a los veci­nos a salir de su metro cuadrado para mirar su territorio; hemos ac­tivado la conversación ciudadana sobre algo de lo que no se habla­ba, pues el territorio, la suma de diversas poblaciones que confor­man una cierta unidad, no estaba siendo observado y en esa escala se juegan muchas cosas importan­tes; y hemos facilitado que el pro­pio Gobierno mire las cosas de otro modo y hoy se entiende mejor que su rol no es sólo solucionar proble­mas, sino también hacerlo cons­truyendo ciudadanía. Cada acción pública puede construir o destruir capital social».

Letelier sostiene que «creemos que es posible construir, articu­lando gobierno local y regional, un Modelo Regional de Gestión Terri­torial Participativa» a través del cual «las organizaciones del terri­torio construyan planes de desa­rrollo participativos, los negocian con las autoridades y se definen agendas conjuntas de inversión y gestión». «Esto permite, por un lado, que las autoridades orga­nicen mejor su inversión y la ha­gan de manera más sinérgica. Al mismo tiempo, permite a los veci­nos tener un horizonte de certezas respecto a los cambios que espe­ran en su territorio. Y, en el pro­ceso, gobierno y organizaciones aprenden a reconocer mejor la la­bor de cada uno, sus desafíos y li­mitaciones, crecen las confianzas. Finalmente se ejercita la demo­cracia local, que es la base para construir una democracia sólida. Ganancia para todos», argumenta.

 

Colegio abandonado

Uno de los temas pendientes es la situación de un colegio aban­donado que pertenece a manos privadas y que se ubica en la 17 Norte con 16 Oriente, el cual se ha transformado en un foco de Sfelincuencia, basura y drogadic- ción.

El gobernado Óscar Vega recono­ce que «tenemos un serio con­flicto con ese colegio y estamos generando acciones para ver si por la vía de una situación espe­cial se solicite la expropiación de ese espacio por estar afectando al bien común, pero la respuesta hasta este minuto sigue siendo que no tenemos posibilidad de intervenir».

En tanto, Juan Carlos Díaz afirma que «estamos haciendo las nego­ciaciones para ver si es factible adquirir este inmueble, pero tiene que pasar por un previo acuerdo de concejo».

Otro tema pendiente es la recons­trucción de la sede de la junta de vecinos Parque Industrial.

 

Dividir para reinar

En 1989, Augusto Pinochet promulgó la Ley N0 18.893 de Juntas de Vecinos y Organizacio­nes Comunitarias. Boyco explica que «la ley de Pinochet apuntó a quebrar ese poder de representa­ción vecinal de base, debilitó sus atribuciones y también se pu­dieron conformar varias uniones comunales de juntas de vecinos por comuna».

Letelier comenta que la normati­va «permitió y promovió la crea­ción de muchas juntas de vecinos en una misma unidad vecinal. Esto ha provocado, por ejemplo, que en Las Américas, por cada una de las más de 10 etapas, exista una organización vecinal. Esta fragmentación de la repre­sentación ciudadana, sumada a la feria de fondos concursables, ha hecho que más que colaborar, las juntas de vecinos compitan entre sí: dividir para reinar».

«El TAC va en la línea contraria: uniendo las partes», sostiene Boyco.

2.457 visitas

2003 - 2018 Escuela de Líderes de Ciudad